Buscar
  • Lic. Javier Zúñiga

Derecho a la salud y vacunación voluntaria



Ciudad de México a 29 de diciembre de 2020. Mucho se ha especulado con relación a las vacunas que han llegado a nuestro país: que si son suficientes, que si son efectivas, que si unas requieren hasta doble dosis, que si son oportunas, que si en verdad prevendrán más contagios, etc., etc., etc. y en todo este remolino de ideas, surge una que desde hace mucho tiempo he escuchado: ¿me pueden obligar a ponerme una vacuna? y concretamente aplicado al caso ¿es posible que me obliguen a aplicarme la vacuna del COVID en contra de mi voluntad?


Pues bien, la respuesta concreta es NO.


Si continuas leyendo seguramente es porque saber la respuesta concreta no es suficiente, así que vamos juntos a explorar un poco de este tema, de antemano te agradezco tu tiempo.


Ningún Estado moderno, como lo es México puede obligar a sus ciudadanos a hacer algo en contra de su voluntad, asimismo no puede prohibir al ser humano a realizar una acción. Seguramente pensarás, eso es falso, tengo que pagar impuestos aún en contra de mi voluntad o tengo que respetar los reglamentos de tránsito aunque no quiera y es verdad, tienes que hacer cosas que el Estado de obliga a cumplir aún en contra de tu voluntad: atendiendo a lo anterior un señalamiento de "prohíbido estacionarse" o "prohibido tirar basura" nos indican que como ciudadanos estamos coaccionados y condicionados a realizar ciertos comportamientos; entonces, ¿me puede obligar el Estado a hacer algo?, la respuesta es NO. Por extraordinario y necio de mi parte que parezca, NADIE PUEDE OBLIGARNOS A HACER ALGO EN CONTRA DE NUESTRA VOLUNTAD.


¿Sigues aquí?, entonces creo que no estás convencido, analicemos un poco más. Las leyes están diseñadas para regular el comportamiento de las personas en sociedad, esta regulación no es coercitiva; es decir, no te puede obligar a hacer algo en contra de tu voluntad. La realidad es que si tu voluntad es inquebrantable y no quieres hacer algo, el Estado lo que puede hacer es llevar a cabo acciones que por consecuencia te afecten en tu esfera legal pudiendo incluso restringir algunos derechos o libertades, a esto le llamamos SANCIONES. Aquí un ejemplo: ¿El Estado me prohibe matar a alguien?, Respuesta: NO, el Estado no te prohibe matar, lo que hace es sancionar el hecho de privar de la vida a otra persona y para ello toma en cuenta los motivos personales, las circunstancias, el modo, la intención y la relación entre todo lo anterior y el resultado llamado material (privar de la vida) a lo que los adosados en Derecho llamamos "nexo causal". Concretamente el Código Penal Federal en su artículo 302 dice "Comete homicidio: el que priva de la vida a otro.", así de simple, sin más rodeo; ¿te diste cuenta, estimado lector?, en un delito tan fuerte el Código no te dice -está prohibido privar de la vida a alguien-; solo define el comportamiento y luego pasa a las consideraciones y por ende a las sanciones por realizar tal acción.


Si consideramos que en materia penal los artículos deben interpretarse "a la letra", este ejemplo es el más claro de lo que he venido diciendo hasta ahora.


Muy bien, ya entrados en contexto, analicemos que puede hacer el Estado respecto a la vacunación de las personas. El artículo 4º constitucional en su párrafo 5º (para algunos es el párrafo cuarto, pero es porque no consideran que el párrafo 1º está derogado), nos dice que "Toda persona tiene derecho a la protección de la salud"; así que el Estado lo único que puede hacer es garantizar que haya suficientes vacunas para atender al menos al 95% de la población en promedio, es decisión personal aplicarse la vacuna, asimismo son personales los motivos que te impulsen a aplicarte la vacuna, como también puedes optar por no hacerlo y será por los motivos personales que tú tengas.


Es así que el Estado no tiene porque obligar a los ciudadanos, ya que sólo cumplirá con su obligación de proteger los derechos consagrados de los ciudadanos en la Constitución, y aquellos que decidan no aplicársela, será bajo su propio riesgo y responsabilidad. Esto último, suena un poco fuerte, pero es verdad, algo a lo que la mayoría de las personas no le gusta es que le adviertan que lo que haga será bajo su propio riesgo, pues se siente como amenaza, pero en eso consiste el libre albedrío y en ello consiste la libertad de la que ahora gozamos. Mientras vivamos en un mundo donde las libertades individuales y los derechos humanos se respeten, así serán las cosas.


Si te gusta este tipo de contenido no olvides compartir y comentar, asimismo te invito a que me sigas en mis redes sociales y recuerda que estoy a tus ordenes en caso de que requieras una representación legal, cuenta conmigo.

108 vistas0 comentarios