Buscar
  • Lic. Javier Zúñiga

¿Qué pasa con la justicia?

Para muchos la justicia no existe, ya sea porque no obtuvieron un resultado satisfactorio en sus pretensiones al momento de incoar una demanda o bien porque los juzgadores no castigan con más energía a los reos. Como sea, los justiciables no confían en el sistema de impartición de justicia que existe actualmente, pero esto no es un fenomeno exclusivo en México, en todo el mundo pasa lo mismo y la respuesta a ello es muy simple -a nadie le gusta que un tercero ajeno resuelva su problema-, siendo el Estado el tercero referido.


Empecemos por entender ¿qué es la Justicia?. Justicia, según Ulpiano, "es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su derecho". Esta definición resulta práctica y contundente, "dar a cada quien lo suyo" es una situación completamente subjetiva dado que los justiciables tienen ideas muy distintas sobre el alcance de sus pretensiones.


El problema surge de los mismos sentimientos de las partes en un juicio, por una parte tenemos al Actor, quien tiene un deseo de venganza en contra del Demandado; por otra parte el Demandado busca en la justicia ser lo menos responsable posible sobre aquello que se le demanda y finalmente tenemos al Juez quien busca ser imparcial en sus apreciaciones. Es así que si todo esto lo conjuntamos obtendremos por resultado que las tres partes se encuentren inconformes con la resolución de su problema.


Para resolver esta ecuación de inconformes, debemos entender que el proceso judicial está diseñado para comparar y resolver sobre las pruebas ofrecidas por las partes, asimismo, el proceso judicial está compuesto por mecanismos y criterios que permiten resolver las dudas generadas por las actitudes de los justiciables que busquen entorpecer la apreciación de la verdad. Es así que el proceso judicial permite al juzgador llegar a sentencias lo más acertadas posibles.


Si el proceso judicial es un sistema adecuado, ¿por qué los jueces resuelven de maneras tan diversas un problema?, la respuesta la tenemos en los vicios que pueden existir al transitar por el proceso judicial, tanto por las acciones u omisiones de las partes como por los criterios de los jueces. Sin embargo el mismo proceso brinda recursos para impugnar las resoluciones de los jueces.


Es importante que al momento de que se acuda a un juicio, tengamos presente que la solución que brinde el juez está basada en las pruebas que se ofrecen y al momento de interpretar una sentencia se deje de lado el sentimiento de venganza en contra de la parte contraria. El justiciable recibirá lo que por ley le corresponde, siempre que aporte datos que brinden verdad a sus aseveraciones.


Espero que esta reflexión sea de tu agrado, suscribete para recibir más artículos como este. Soy el Lic. Javier Zúñiga y te envío un cordial saludo.


27 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo