Buscar
  • Lic. Javier Zúñiga

La normalidad a la vuelta del 2022.



Ciudad de México a 11 de diciembre de 2021.

A casi dos meses de haberse declarado el Semáforo Verde en la Ciudad de México, las medidas de operación en los Juzgados del Tribunal Superior de Justicia siguen vigentes y no parece que vayan a cambiar en el breve plazo. Estas medidas consisten en apertura escalonada de los juzgados para la atención al público, siendo unos días los juzgados nones y otro día los juzgados pares.


En la práctica, se percibe una incertidumbre sobre la eficiencia en el trabajo interno de los juzgados, dado que desde la pandemia se vieron acelerados los trabajos para digitalización de los expedientes, la implementación de la Oficialía de Partes Virtual y la reubicación de la Oficialía de Partes de los juzgados, los cuales quedaron desfasados del local de cada juzgado colocándolos en la planta baja de los edificios. A este respecto, las promociones presentadas en la OPV y en la OP del juzgado, regularmente están tardando entre 3 y hasta 8 días en algunos casos para ser acordados en autos de los expedientes; ello por virtud de que en algunos casos, se justifica que dado el escalonamiento de la operación a puerta abierta de los juzgados, en otros casos, vemos en los acuerdos la leyenda "dado el trabajo excesivo que se presentan en el juzgado". La realidad es que las promociones no aumentaron por la implementación de la OPV por lo cual no existe un trabajo excesivo, el problema está en la adaptación a las nuevas tecnologías; ahora las promociones quedan registradas en el sistema electrónico bajo un sello QR, los acuerdos quedan firmados electrónicamente y ello audita de manera precisa la productividad de cada juzgado.


A todo lo anterior debemos agregar la filosofía de trabajo de cada juzgador, pues asuntos que pueden resolverse de manera más acelerada, como son los divorcios, los atrasan obligando a los justiciables a interponer la solicitud de divorcio y la demanda de alimentos por separado, siendo que la ley especifica que los alimentos de pueden decretar de manera provisional desde el momento en que se solicita en la demanda de divorcio (fr. II, art. 282 código de civil para el Distrito Federal); estas circunstancias retrasan tanto la notificación al demandado como los procesos judiciales, siendo estas practicas meras necedades que obligan a interponer recursos de apelaciones y que al final acaban por consumir tiempo valioso dado que en el ejemplo que nos ocupa, resulta importante emplazar al demandado lo más pronto posible. También tenemos el caso de la autonomía con la cual debe operar el personal a cargo de los asuntos judiciales, empezando por la diligencia del llamado "Turno" que el justiciable o su abogado deben realizar presentandose en el local del Juzgado, para solicitar fisicamente el expediente y darselo personalmente al encargado de elaborar su cedula de notificacion u oficios que estén ordenados en el expediente y posteriormente deberá presentarse nuevamente el justiciable o su abogado, para ahora darle el documento que se solicitó al C. Actuario y agendar una cita con él para acompañarlo y poner delante de la puerta donde debe notificar, ahora bien, para ello solo se puede contactar al Actuario a primera hora en el juzgado o bien 30mins antes del cierre, recordemos que eso solo será posible si se acude al juzgado cuando está a "puerta abierta". En otras palabras, la asistencia al local del Juzgado es inevitable y ello no abona a proteger la salud personal en estos tiempos de COVID, pues si bien es cierto, afuera de los juzgados te piden conservar la sana distancia (1.5m) mientras se está formado, adentro de las instalaciones del Juzgado, no se cuenta con ventilación adecuada y el hacinamiento de personas se concentra en los pasillos, en los ascensores y el las áreas de lectura del archivo.


Por otra parte, la implementación de citas electrónicas y la actualización del Sistema de Consulta de Resoluciones Judiciales (SICOR), hasta el momento no ha reducido la asistencia de personas a los juzgados, pues a pesar de que estos sistemas resultan sumamente útiles e imprescindibles en estos tiempos, muchos abogados continuan prefiriendo acudir al juzgado para consultar fisicamente el expediente lo cual abona a perdida de tiempo para todas las personas que quizás acuden al juzgado por una causa justificada como puede ser recoger un billete de depósito o comparecer para ratificar un convenio o cita con ante la autoridad judicial.


Es así, que ahora que estamos por terminar el 2021 y que iniciará el nuevo año, resultará interesante entender como los juzgados pretenden regresar a la "normalidad" y que ello no implique aglomeraciones de personas y además no aumente el trabajo excesivo que actualmente tienen. Es importante que la operación de los juzgados sea más autónoma, que dejemos atrás las malas prácticas y cooperemos para que nuestro amado Tribunal subsista en estos tiempos de cambio.

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo